sábado, mayo 10, 2008




ritos de paso
me pregunto si aquí en méxico alguna chica puede escapar del quinceañero. el exceso de clichés de feminidad es impresionante. sin embargo la escena llevaba los colores perfectos. tener quince años es caminar vestida de princesa por una plaza en coyoacán con dos perros disfrazados de bailarina, una sombrilla oriental, y bucles muchos bucles, es ser la figurita encima del bizcocho, cualquier muñeca en cuento de disney, un traje bien rosa, lleno de brocados dorados, qué más quiere una chica en ese momento. en el lugar del shooting estaba la sirvienta a cargo de los perritos, una señora y la fotógrafa le pedían a los que paseaban a sus perros que no se acercaran porque los perritos se ponían a ladrar y no salían lindos en las fotos.

1 comentario:

  1. jaja, me imagino a la chica de rosado, tratando de salir linda y femenina con su sombrilla en las fotos, mientras los perritos, ladran a voz en cuello hechos una bestias, transformandose en gremlins malignos!

    ResponderEliminar

palabréame