domingo, mayo 11, 2008












Hoy es lluvia ácida,
no sé puede salir sin paraguas
ya no vamos al concierto
ni a los viveros.
Se registraron 172 puntos
Imeca de contaminación
en Coyoacán
y no queremos usar
taxis, ni peseros,
se ha ido la luz dos veces.
Nicole dice que solo
sabemos quedarnos
en la casa cuando viene
un huracán. Nos desorienta
esta alerta de aire. No sabemos
qué hacer pero se habla
sobre el fin del domingo.
Lauri advierte por chat
que ella no sale
cuando el planeta sufre.
Llamo por teléfono
a Pat quien decide
ya no ir a la obra japonesa,
encerrar a sus gatos
porque no quiere
que el azufre les haga daño.
Con este calor de ciudad
contaminada los gatos
solo quieren acostarse
en las losetas húmedas.
Entonces imagino
una novela de ciencia
ficción escrita en óxido

de nitrógeno, ahora puedo ver
el agujero en la capa

de ozono, ahora veo a los gatos
mutando a causa de la lluvia
ácida, persiguiéndonos
por no dejarlos dormir
en las losetas. Hay un viento
raro de una tormenta que no
huele a mar. Yo me pregunto
si mi lengua estará partida,
si mi alergia tendrá el color
de la nube encima, si por eso no
dejo de estornudar,
y no por el polen, la primavera
la euforia, la poesía.
Nicole decide convertir galones
de plástico en tiestos
para plantas que también recibirán
esa lluvia que ahora nos
guarda y nos aleja
de las ventanas.
El futuro es ver pelis,
traducir a poetas
americanas, tal vez,
escribir poemas en libretas
antiácido, en un búnker
relleno de café y yerba,
afirmando que se vive en la mejor
de las ciudades posible. Hay
que entrar las plantitas
que se ingieren para
que no nos maten.

5 comentarios:

  1. Estuve en Coyoacán y llevé paraguas pero no lo usé.

    Tal vez me dio envidia saber que a ti y a Nicole las agarró la lluvia ácida desprevenidas y yo tenía ganas de sorprenderme por algo.

    Después las fotos, este poema, lo del teatro chino, qué risa. Lauri estaba muy alarmada.

    Yo les rindo un pequeñísimo tributo en mi blog por escandalosas.

    Las quiero.

    ResponderEliminar
  2. P.D. Amo lo de "Taviradas de Memerlín".

    ResponderEliminar
  3. los tiestos son para transplantar las matas que se ingieren

    ResponderEliminar
  4. yo me perdí la lluvia ácida, pero ví sus caras y pude imaginarla :p

    ResponderEliminar
  5. mara, gracias, me has regalado unas dos o tres páginas de la novela de sci fi que estoy escribiendo. por pura vaina del destino el protagonista anda por coyoacán con un judío ruso. y tu andas por ahí, con una sombrilla.

    siempre apareces en mis novelas. que son algo así como los sueños.

    ResponderEliminar

palabréame