sábado, abril 26, 2008


Su espiral detonado



rapa-rapatuprakatas- shobo,
shobolatuprash-tubera,
bera, turacuatash



Sus orillas,
todas sus cadencias desubicadas,

todas las costuras
tatuadas
con henna
saben al origen de alguna melodía,
sin duda,
lo sabemos por el ruido
de la lluvia en el zinc
y otras azúcares.

un pequeño párpado
guiñó
tu obertura de rumores riopedrense
para humedecer finales
desde antes de las puertas.
dentro de los carros. desde el principio
partidas. repiques.
escaleras. chubascos.

sé que las baquetas
alimentan al aire
con el hambre
de los platos, y que asimismo
se mecen
los rincones con el eco
y hacen fogata
los latidos
al escucharte,

aguacero
que preludias besos nudados,
cuando besar es también
la ventaja de la marea en la noche,
la excusa de la esquina, su acurruque.

algunas escobillas siestan,
ésas que cobijan
la piel de los sonidos ínfimos
(diles que barrer te relaja
y que limpiar la superficie de la huella
es parte del espiral detonado,
sus raíces húmedas debajo de la tierra).

los parabrisas dañados en medio
de un delivio

no dije diluvio ni delirio,
a veces no redundan.

no es casualidad el acertijo
al soltar el alfabeto
si todo es música en una sola palabra
con tus letras abiertas
de pan en pan.
sonoras, redondas con cálidos
retumbes silabares.

lunes, abril 21, 2008

construcción en el midwest

el reloj
que a veces
se empeña
en estar detrás
de un frontispicio
inútil que solía
ser biblioteca
(y no sabemos
desde aquí
el agujero
que los une)
como una torre
a la que sólo
le sobrevive cierto
asomo de lápiz.

martes, abril 15, 2008

Secta en Texas
(También oprima este título)

El problema no es la poligamia
sino la asimetría de la barba,
las heridas en las rodillas
detrás de las faldas
pastel de la mujeres.
Pruebas de ADN a 416 niños
con exceso de padre
y madres muy peinadas.
Decir la cana en su vello,
el orden puritano de sus filas
olor de axilas después
de procrear con sementales
que preparan la oración para la cena.
Behind TV Analysts, Pentagon Hidden Hand
(Presione el título)

Detrás de la pantalla
blancura enchaquetada y fofa:
emisarios de luz.
En dónde sus esposas,
sus amantes, sus hijas, en dónde
habrán enterrado a la madre
de sus ballestas. En la viña
de los medios, la máscara
de lo obvio está en rebaja:
se lee en portada un sábado.

(Y por qué nos sorprende
mano escondida,
una cara y otra, el origen
de la geometría, el empotramiento
de los súbditos)


Fox, CNN, NBC van al campo
con el interés. El amor es

un privilegio
de los que no leen

el periódico, ni piensan
en Guantánamo, ni saben
que el Apartheid no se guardó
en la gaveta de los horrores, duelo


siempre es mueca
de la rosa, la desnudez
de un cuerpo que nunca ha salido
de la tumba, saber por los libros
la raiz del terremoto, la herida
con el filo de la página
en la boca de los hombres.


Neptuno, vídeo del cementerio marino
y un problema de traducción my sister/mi hija
del segundo 00:49 a su versión hispana
cortesía de BBC.

El Café Seda: Voluntad de forma
En Noctámbulo, edición de colección

i. Hay una sustancia viscosa segregada por la oruga, que cuando entra en contacto con el aire se convierte en hilos manejables de los que se confecciona un tejido valioso y traslúcido. La sustancia viscosa, el hilo y el tejido reciben el nombre de “seda”. Son pocas las palabras que significan la extensión de su proceso, desde el origen hasta el resultado. Origen, proceso y resultado: así este número de colección sobre el espacio sociocultural que se llamó El Café Seda (2004-2008).


ii. El término “seda” viene del latín saeta, lo que nos sugiere una intrínseca voluntad de dirección. ¿Hacia dónde dirigen los espacios como El Café Seda? ¿Qué tipo de ruta trazan? Si nos aferramos nuevamente al síntoma de su nombre, el Seda trazó redes, tejió espacialidades como raíces que desembocan en deslizamientos plurales.


iii. El Café Seda tiene voluntad de forma, tal escultura, porque “Es” cultura. Decir música, teatro, grafiti, danza, poesía, pintura, fotografía, cuento, happening, documental, cine, performance, carece de huella si no se dice en el espacio propicio para el intercambio. Decir arte, como decir antro, lucha, vicios, Caribe, revolución, adquiere sentido, memoria, si se dice con el entramado emocional que ata el tejido Noctámbulo.


Mara Pastor

Editorial del Noctámbulo, en estas fechas en algún local isleño
5.4 Richter, Ann Arbor

Algunos
pájaros trinando,
el tren en sus rieles, yo leía
poemas de Leopoldo María
y surgen cabezas de la tierra helada *

La cama, el reflejo en la pared,
las pinturas colgadas,
las cortinas, la noche
tiembla cuando las entrañas
baten y

anoche hubo un terremoto
mientras leía los Poemas del manicomio
de Mandragón

te debo la locura *
de la madrugada,
el tremor de la tierra
sentada en mi cama,
mientras sujeto
el cadavér de tu poesía
asustando en la noche.

*Versos de Leopoldo María Panero, Poemas del manicomio de Mandragón


el entrañable

Escuchen AQUI composiciones de Omar Silva

Title: You never give your money

guillermo r.g y mara p.


9:44 am
dejé sin contestar la última carta de Mara*
tres páginas por ambos lados
y sin bostezar
apenas (¡nuevo record!) el imperio creo
hirió sus sentimientos
debo comprar según ella copias adicionales
de su poemario para regalo a precio especial
(dentro del sobre hay otro sobre)
los poemas en ese sentido son
como bocas abiertas*
lapas
barriles sin fondo
me pregunto si Mara podrá hundir sus manos en sus poemas
pellizcar el rabo de la raíz que grita tronco
y añadir signos de exclamación
donde conviene
algunas raíces son comestibles
algunos poetas se dejan comer
los poemas en ese sentido también son
como corchos
ojos postizos
piezas de reemplazo
fondos de emergencia
para pagar el fracaso a plazos


9:55 pm
y en algún punto de michigan
la chica orina sangre
después de terminar
un paper sobre las calamidades
que desvelan a sharon olds
(fijarte en el pene
de un niño que murió
de hambruna en la década
del 20 es cosa sería)
no sé si me quieres
o es tiraera, o si me quieres
en la tiraera. a veces
te leo y me pregunto
por qué las suturas
al final de los versos,
esos line breaks algarete
como puntos mal cosidos
en un hospital de refugiados
en el desierto de kosovo, irán
en la rusia bolshevique
en la cocina de tu apartment
en conneticut.
quizás si fueses poeta gringo
tus temas serían
the military sublime y garden

o lo que la industria
quisiera hacer con tu lengua.

ya no tengo fe en las fotos
de guerra y los poemas
sin puntuación son el colmo
de la ambigûedad,
igual que la seguridad
falsa del conductor que no ve
el accidente aplazado debajo del pie
oprimiendo el acelerador.
y si me hundo
en mis poemas se me tapan
los oídos.



9:56 pm
por qué los asteriscos?



10:01 pm
more corrected version:

"correspondencia mixta"

dejé sin contestar la última carta de Mara*
tres páginas por ambos lados
y sin bostezar
apenas (¡nuevo record!) el imperio
hirió sus sentimientos
debo comprar según ella copias adicionales
de su poemario para regalo a precio especial
(dentro del sobre hay otro sobre)
los poemas en ese sentido son
como bocas abiertas*
lapas
barriles sin fondo
me pregunto si Mara podrá hundir sus manos en sus poemas
pellizcar el rabo de la raíz que grita pájaro
y añadir signos de exclamación
según convenga
algunas raíces son comestibles
algunos poetas se dejan comer
los poemas en ese sentido también son
como corchos
ojos postizos
piezas de reemplazo
querida Mara
no hay nada diabólico en todo esto*
en teoría pagaría en oro
el peso total
de tus órganos
sólo el ánimo se siente forzado

10:05 pm
las líneas con * son líneas de bolaño


11:13
la versión revisada de mara
después de terminar
las calamidades
que desvelan la tiraera,
a veces
te leo y me pregunto
las suturas
al final de los cosidos
en un
en un
en un
quisiera hacer con tu lengua.
ya no tengo fe en las fotos
de guerra y los poemas
sin puntuación son colmo
y ambigûedad,
igual que la seguridad
falsa del conductor que no ve
el accidente aplazado debajo del pie
oprimiendo el acelerador.
y si me hundo
en mis poemas se me tapan
los oídos.
(que linda voz
tienes en la grabadora)


11:16 pm
quiero ser el cuello de este nido


11:16 pm
en un
en un
en un

versión final

jueves, abril 10, 2008

ésta que escribe no eres tú


Tengo el síndrome de la impostora. Confieso a diario mi pesar para que me señalen y me digan “lárgate, mentirosa” y en cambio todos se empeñan en decirme que es una buena cualidad.

¿A qué te dedicas?
A llegar tarde a las reuniones, a leer de menos para las clases, a decidir dónde estaré mañana, dónde tendré menos reglas y gastaré menos dinero.

Algo de anarquía, de empatía, de ansiedad y de amor me acompañan en el camino. Hoy, hoy qué. Quizás yo misma, en la curva de mí, me huyo. En alguna línea colada dentro de uno de los ensayos que preparo se sumerge el verso que busco. Haré una misión exploratoria de rescate. Nada de peces en el trayecto si vas por el aire. Lo único de pájaro que he visto en estos días fue un pico de algún cuerpo que ya había sido devorado. Demasiados mapas sólo sirven para confundir.

Congenio a ritmos disímiles: dos páginas de ensayo, medio poema; borro una página y termino el poema. Se me resiste el lenguaje (Des-fluyo en una cinta de moebius) No se me resiste. Me resisto yo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis aviones. Abro páginas, hago búsquedas. Más millas, menos millas. Subalquilar se ha vuelto la oración de cada tarde. No compro ninguno. Me quiero quedar derritiéndome al lado de la ventana. No. Me quiero ir a la playa, al ladrillo, a las plazas con gente en sandalias, a él. Despertar al lado de los trabajadores se ha vuelto una acción privilegiada.

Siete, ocho, nueve insomnios. Aún no termino, casi que no empiezo. Fotografía y poesía. Documental y poesía. Locura y poesía. Hambre, carros, manicomio. Adónde quiero llevarla. Casar nunca ha sido un verbo en mi repertorio. Qué muerta me acompaña en la cacería. Sí, lo sé, disímiles e iguales. Será un “coming about through splitting”, cómo lo traduzco. Ninguna idea es original, pero las absorbo por default. ¿Acaso para vomitarlas? Academy: Qué hay acá de mí.

Jugar raquet se ha vuelto capital simbólico. Pegarle a la bola y olvidarlo todo. Reírme como las niñas. Recordar cuando jugaba con otras niñas. Un punto dentro, otro fuera: no contar es más divertido, inventarnos las reglas. Hacer amigas es compartir el jabón, me dicen.

En la revista, todos agotados por el final del semestre nos tiramos los perros, o las manchas del tigre. El horizonte está ahí en forma de espalda y te acercas para mirar la caída. Te relames. Si te tiras, qué puede pasar que no haya pasado ya, aunque sea en ficción. El simulacro puede ser preámbulo de la verdad. Caminar es el mejor ejemplo. Estás segura. La ética es de aquel que escribe el libro, el poema, el ensayo que tiene que escribir, también te han dicho. Por eso, ya quiero estar en esa ciudad que tanto me sabe sin yo casi conocerla. Caminar sus calles rodeada de mí y de mercados en acepciones caducas.

Su voz quebrada me arrulla. Cuántos intentos para finalmente decirlo, así, sin caminitos brumosos. Me disloco en cada tecla, aunque he vuelto a escribir a mano. La bisagra que une mano y brazo no se puede llamar muñeca. Perdón, no fui yo quién tocó “enter”. Convenzo a personas que no he visto a que vengan a mi encuentro, como si reconocerse fuese cuestión de vacíos.

jueves, abril 03, 2008

Grad School

que bueno que existes
que hay una familia somewhere else

eres un veneno aplicado en pequeñas dosis
y cuando me doy cuenta,
me inmunizaste
una prisión de mendigos
hambrientos y felices

palabra que caes
y masturbas
¿dejarás de caer?

un caracol avizor
un oso perplejo
definitivamente un animal
que construye
catedrales

creo, creas, cree, creamos, creéis, crean

mis manos
¿están sudando o respirando?