martes, enero 19, 2010

Las cabezas de los filósofos

Llevaba unas horas en la ciudad. Acabábamos de despertar de la siesta porque el tenía que ir a trabajar. Mientras, fui al British Museum, que queda muy cerca. Me dijo que quedáramos a las 5 en frente del Partenón. Me encantó la idea. Pasé un tiempo considerable frente a las cabezas de los filósofos, réplicas romanas de los originales griegos inexistentes. Lo más que disfruté del busto de Homero fue su tupida barba. Pensé que de haber sido Homero uno de los personajes que se despeña en el cuento de Virgilio Piñera, "La caída", también hubiera deseado que la barba llegara a salvo al final del precipicio. Del de Sócrates, su nariz aguileña. Séneca, no se sabe si es Séneca o el poeta Hesiodo, por eso la llaman “Pseudo Séneca” y Epicuro era guapo y de semblante tranquilo, lo que no me extraña, dada su filosofía.

1 comentario:

  1. Interesante Blog, parece que hay un gusto marcado por las aves y sus mundos, enhorabuena

    ResponderEliminar

palabréame