miércoles, enero 27, 2010

El río del que emana la locura

Si abrasas todo lo que te cabe de Canberra, encontrarás pájaros anidando en tu mirada hasta adueñarse del espacio. Pájaros en desenfreno de cielo. Y ha de deberse a Canberra, precisamente, la locura de los pájaros gigantes, que de entre todas las cosas que la hacen única, es más única por tener el único río que no desemboca en el mar. Pero hasta la locura de los pájaros gigantes tiene un límite, porque todas las cosas nunca cabrán en el mismo ojo.

Fragmento de la serie "Los pájaros gigantes", de Moisés Vaca, publicada parcialmente en la edición 38 de la revista Los Noveles.

1 comentario:

  1. Que bueno el final de este pequeño texto. Me gusta

    ResponderEliminar

palabréame