martes, enero 19, 2010

Ha sido muy fácil sustituir el café por el té negro

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ay, ahora sí, decía, que me gustan tus relatos de nueva ciudad y nueva vida, un saludo desde el d.f. soleado que nos asoló con su frío.

    ResponderEliminar

palabréame