domingo, enero 17, 2010

"Una vez iniciados los primeros versos, faltando pocos minutos para las nueve de la luna, la historia cambió. Pastor logró capturar al público con sutiles gestos y un lirismo encantador. Su registro poético va de niña a anciana, taconeando a veces con una adultez encandiladora. Al escuchar esa multiplicidad de voces (acreditadas en tres poemarios Alabalacera, El origen de los párpados y Candada por error) se presiente que la autora está en la búsqueda prolija y consistente de la descripción, del derredor elegíaco."

Para leer la reseña completa de Dalila Rodríguez-Saavedra visite: "La poesía, género delicado y descarnado, siempre está ocupada"

3 comentarios:

  1. que buena reseña! quién es Dalia!?

    ResponderEliminar
  2. Dalila es una chica bien nítida que trabaja ahora para Diálogo, estuvo en el Poetry is busy la última noche.

    ResponderEliminar
  3. Me refiero a que leyó en el de hace dos años e hizo en aquella ocasión la reseña que salió en El Nuevo Día.

    ResponderEliminar

palabréame