domingo, octubre 09, 2005

La saya

Acorde retumba
con los cuerdos,
hilo cárdeno

Ciertas yagas se descosen
al lamer
lo innombrable

Cruzas los ladrillos
sin los ojos puestos

Un hipódromo hubo:
obstáculos en el camino,
hace falta
la foto de prueba

Di la verdad,
se queda puesta
la ropa,
fluorescen luces
como al otro lado del aeropuerto

Cae, del florero,
la sed
y moja la saya

Cae, de la mesa,
un elogio
erizando el ruedo

Cae, la cerámica
El agua moja,
la herida se deshace

No sabía que el hambre
respiraba en la despensa
ni que el aire
alimentaba penas desoladas

La calle está vacía
Estaciona
y subamos al arpa
en la orilla

Así no nos diremos:
nunca visitamos
los jardines interiores

sólo la noche
en que el piano se tocó solo

La cerveza quiere que me invites
antes de montarme
chubasco

2 comentarios:

  1. María:
    No hay mejor sorpresa que leer un mail y recibir estos versos. La verdad se extraña el poder estar entre ustedes pero es como estar allí.
    Besos y mucha leche siempre!!
    Vania

    ResponderEliminar
  2. ahora dejo en la carretera
    la espuma. Aprieto el acelerador,
    vuelvo a mi cama.

    bello blog Mara

    ResponderEliminar

palabréame