jueves, diciembre 15, 2005

Cuando estés en el sur, Mauk

"Una esquina alabeada confirmaba el manoseo del fetiche: posiblemente, viajó– Jetta, la estampa religiosa, su esposa por silogismo- en una de las ranuras del maletín de materiales o en el bolsillo de la chaqueta de corte clásico, con fragmentos de su frondosa barba matizando la superficie textil. Ahora la estampa descansa recostada del espejo de la habitación de huéspedes, y el artista debe seguir alineando las herramientas de su aseo, su mejor cara esa tarde calurosa. El peine de hebras de caballo y la peinilla descansan sobre el mueble de caoba, pequeño, de una sola gaveta, y entre la crema, el aceite y los rastrillos de mechones, coloca el vaso de cristal con el dentífrico y el cepillo de dientes.
Colgaba de un hilo una canasta de rejilla con una esponja de mar, para recordar cómo hacía espuma en el arco de su espalda. En ese instante se percata de que no tan sólo la habitación sahumada de olores arábigos, el fetiche y la esponja de mar son como Jetta, sino también el arco del callejón, las ventanas en arco del callejón, el arco de la ventana que da al callejón. Junto a la esponja dejan de ser arcos y son la cimbra de su espalda, una vez y otra".
Texto completo en De Trasmano

3 comentarios:

  1. Me encanto el texto Mara, me impresiona como una fotografia y sus detalles hicieron quye esas palabras y esa historia surgiera de tu mente.
    Nuevamente me encanto!

    ResponderEliminar
  2. Recién ahora puedo comprender por qué existen los elefantes dormidos.
    Ingresar a tu fabuloso mundo literario, y comenzar a leer tus expresiones, es como un dulce arrullo intelectual, donde el que va dando los primeros pasos (como quien te admira y te saluda)en este apasionante mundo de las letras, en esa isla sin tierra , o acariciando esa esponja para conocer su textura, siente una verdadera ensoñación: basta cerrar los ojos para darse cuenta que lo que hasta ahora conoció,eso era el auténtico sueño, pues me quedo mil veces en esta realidad.
    En verdad es hermoso percibir el salto de una dimensión a otra, como tú lo plasmas, como cuando me has permitido asisitir al parto de tu mami, quien ha dejado nacer luego de tantos efuerzos, una criatura especial.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:22 a.m.

    mira mija, deja de cambiar la foto de tu "profile"... cada vez es peor.
    Tienes que saber que la mejor era la 1era!

    ResponderEliminar

palabréame