viernes, junio 27, 2008

sé que ésta no será exactamente su entrada favorita, porque una de sus virtudes es la modestia y este tipo de énfasis la saca de honda, pero me encanta esta foto y creo que captura bastante de su personalidad. con ustedes, pat sánchez, editora de arsenal ediciones, poeta (aquí también protestará, si la conozco), es co dueña de la distribuidora de libros purpuramar (fíjense en las pilas de libros a la izquierda), amante de la cultura japonesa (fíjense en la lámpara), y amante de los gatos (con esos ojazos, es obvio, ¿no?). durante mi última semana en méxico tuve la suerte de quedarme en casa de esta increíble sujeta que conocí cuando nos tocó (por suerte, por azar, por muchísima suerte) vivir juntas por diez días en el inhóspito y hermoso cosoltepec, durante el encuentro de mujeres poetas, en donde compartimos desde la cama hasta la toalla. de ella siempre puedo esperar el comentario más cínico, la frase más tierna, el humor más negro, la paz de una zen natural (ella refutará cada una de estas cualidades con el mejor argumento). estoy segura que de aquí a unos años su intervención con camisa de la apo en el recital del palacio de bellas artes, una tarde de noviembre, en ciudad de méxico, formará parte de los anales históricos del colectivo editorial escuadrón aydemí. ayer me encontré con rebeca yanke, quien también estuvo con nosotras en cosoltepec y la llené de regalos que le llegaban desde méxico por parte de eva, pat y míos. con rebeca, quien estaba que no podía de emoción con su paquete de nuevas lecturas predilectas, hablamos muchísimo de ti, pat, y desde los madriles te digo que haría un libro de haikus con tal de dedicártelo.

2 comentarios:

  1. grande
    cuánto amor en todo esto
    grande pat, qué bien la describes, ella lo refutará todo, es cierto, cierto como sus cualidades..
    te acabo de dejar en la puerta del hotel moderno
    creo que todavía no eran las tres, la misma hora en la que mirabas por el balcón ayer.

    ResponderEliminar
  2. si, si, sí, voy a refutar todo, pero otro día,
    ahora solo te dejo un beso,
    p.

    ResponderEliminar

palabréame