viernes, junio 20, 2008

Estas imágenes son del proyecto La ternura de los hornos, un libro órgano. El diseño y los dibujos son de Karina Sánchez, y los poemas y esténcils míos.

Han sido muchas las tardes de diversión y tallereo con la también bailarina y aventurera de profesión. Es una lástima que no pudiéramos llegar a un acuerdo para titular el proyecto La otra selva del extraterrestre y la cebra. Debo admitir que La ternura de los hornos le va mejor como título. El libro contiene ocho secciones. Hay una parte del libro que lleva una transparencia encima de uno de los poemas y que por el escáner no se puede apreciar. El texto dice: Y si cuando salga de aquí/ me falta algo parecido a un árbol/ no será por no atravesar troncos/ para parecerme más a las raíces.


Quiero pensar que todos los libros se pueden hermanar a la lógica del cuerpo y de la danza. Por el momento, este libro no será maquilado, pero no se extrañen de que en un futuro saquemos una versión facsímil. El libro surgió de conversaciones sobre hornos y vínculos femeninos. Una de las heroínas de la saga es Chascona, una chica chileborilanga, borichiricua, chilaborilena, en fin, una chica que habla en chileno, boricua y chilanga, y que se arroja al vacío del lenguaje, porque su paraíso es el afuera.


La parte favorita de muchos de los que han tenido la diversión de ojearlo es la del poema Ternura.

Tengo que confesarles que cada vez que lo tengo entre mis manos me enamoro más de este pequeño objeto de arte y amistad, y quiero seguir habitando todos sus recovecos...

2 comentarios:

  1. me encanta esta edición limitadísima

    ResponderEliminar
  2. mara esto esta bellisimo, yo lo quiero ver. si que le has sacado el maximo provecho a ese viaje. luego me tendrás que contar como vos lo has hecho. abrazos, nor

    ResponderEliminar

palabréame