martes, junio 17, 2008


(oprima el título)



nam mellitus erat
Catulo, III


Se extinguen las colmenas.
Pronto no habrá abejas
trasmitiendo el polen
no habrá flores
enamorando fotógrafos
para calendarios
no habrá remedios
con propóleo para la tos
de los naturistas,
ni jabones para
los hedonistas de la tina
de los melosos.

Hasta cuándo la polinización
en los estambres.
No habrá quién libe
las flores del 14 de febrero
del día de las madres
de los funerales
de los nacimientos
de las bodas
de los aniversarios
de los cumpleaños

habrá grandes multas
a los que pisen
abejas al cruzar la calle
y un sinfín de mercados
nacerán y morirán
en la misma pestaña.

Dicen que hay artistas
senegalesas en México
exportando miel a Suiza
dicen que la miel sintética
será la única que conocerán
los niños de las ciudades
post industriales.

Ahora digo colmena
como una metáfora
en desuso, un fósil
entre los motivos poéticos,
una reliquia de la jerga
sindicalista. Se extinguen

las colmenas y no hay
reporteros que develen
los motivos en primera
plana, no hay cadena
multinacional en busca
de la fórmula, ni actos
heroicos dentro de los panales.

Parece inadecuado decirlo
pero hay un abejicidio
debajo de los televisores
esperando otra polinización.

2 comentarios:

  1. pues yo sí he visto artículos en los periódicos más leídos en estos lares ; y lo peor es q sin abejas aparentemento no habrá más hombres

    ResponderEliminar
  2. siii!! en el avion mexico madrid pasaron un documental informativo sobre la extincion de las abejas!! que mal!!!!!

    ResponderEliminar

palabréame