viernes, octubre 12, 2007

Quizá sin darnos cuenta
evitamos las fotos juntos.
Yo vi que fue el periódico
(y no la cerveza)
lo que tiramos por la ventana.

Y hubo varias miradas
de complicidad
en el mismo momento
aunque las miradas
son siempre un devenir.

Cuando salí, te perdiste
en las tomas que acababan
de pasar junto a nosotros
y sonreíste, porque volví

inmediatamente a escena.

2 comentarios:

  1. hola!

    no entendí mucho de tu poesía, es muy personal para que otros de afuera la entendamos, pero me gusta mucho tu blog....especialmente las fotos de la autopsia.

    No creas que estoy loca, pero siempre he sentido una cierta fascinación por los cadaveres , algo un poco morboso. Debe ser por la arqueologa frustrada que llevo dentro. Pero pasa ¿no? A nadie le gusta admitirlo mucho, pero si alguna vez toca ir a un cementerio de esos viejos y pasar por una de esas tumbas descuidadas y medias abiertas, te aseguro que el 90% de las personas miran para adentro.

    En fin...

    saludos, y te seguiré visitando.

    ResponderEliminar

palabréame