martes, octubre 02, 2007

Dont taze me bro

4 comentarios:

  1. Mano, si emepiezo no acabo. Simplemente hago el mismo comentario que pusiste tú junto al vídeo...

    ResponderEliminar
  2. Comentaré refraseando "la universidad sin condición" de derrida.

    ¿ la universidad debe ser ese espacio en que la “verdad” primordial es el derecho a cuestionarlo todo, aunque sea como ficción y experimentación del saber, y el derecho a cuestionar públicamente?

    La diferencia entre decirlo "todo" en la universidad, o decirlo en otras instituciones con la misma premisa (la confesión en el catolicismo), es que en la universidad, se dice todo en un “espacio público”.

    ¿Cuán público es dicho espacio?...

    ¿La universidad americana no es universidad?

    ¿Youtube es la nueva universidad?
    ¿y qué sobre los estudiantes? ¿son estudiantes o autómatas del mercado y el orden?
    ¿fue esto un evento?

    dice badiou que al ocurrir el acontecimiento nadie se percata de que lo es, ¿pero esto implica apatía total? ¿esto parece un acontecimiento pero no lo es?

    Por lo menos no cabe duda de que el estudiante se colocó en una posición de alteridad sin buscarla. Quizá buscaba empatía, pero la empatía no hubiera producido el evento.

    ResponderEliminar
  3. No. La universidad no existe.

    ResponderEliminar
  4. Mara, habría tal vez que distinguir entre la escena espectacularizada y consensual donde ha sido desalojada la política, en el sentido de desacuerdo y conflictividad y la Universidad sin condición derrideana. Esta última responde a una tradición particular, como sabes y la "publicidad" de ese espacio no es idéntica, ni mejor que la "publicidad" consensual donde un político profesional derrotado opina sobre sus "policies", experiencias o sus fracasos.
    Ese "derecho a cuestionarlo todo" no aspira ni podrá sustituir la arena de la política. No todo por sí mismo es "política" pues entonces es imposible percibir qué cosa no lo es. No creo que la alharaca del muchacho sea un evento, ni que intentara decir algo verdaderamente radical. ¿Cuestionaba o corregía? ¿Preguntaba o disertaba? Creo oirle que estaba educando a su audiencia. En vez de reprimirlo, debieron aplaudirlo hasta que se callara y otro(a) pudiera hablar, o quizás hubiéramos podido escuchar la contestación de quien "recibía la pregunta." Ese muchacho parece desear la posición, la visibilidad de su interlocutor, la eternidad de su protagonismo. Es el contrario electrificado del poderoso no su otro. Un evento ocurriría si los mecanismos de esa concepción aritmética de la política, más bien de la policía (Foucault) que concuerda y fija los límites de la política, incluidos pero no idénticos a los agentes de seguridad con guantes de goma, fueran interrumpidos por el efecto de una presuposición en torno a la "igualdad" de los que allí se reunían, revelándose entonces un hueco, un daño inconmesurable e irreparable que obligaría entonces a hablar, a actuar de otro modo, quizás a desatender al Casi Presidente. La Universidad entonces no estaría condicionada por las exigencias deliberativas de las administraciones de lo estatal.

    ResponderEliminar

palabréame