martes, marzo 03, 2009

XVII

“Cuando hayas acabado de peinarme, dejaré de
odiarte”.
El niño quiere que le peinen en el umbral de la
puerta.
“No me tires así del pelo. Ya está bien para que me
toques. Cuando me hayas peinado, te odiaré”.
Sin embargo, la prudencia del día adquiere forma de
un bello árbol,
y el árbol, que al balancearse
pierde un puñado de pájaros
en las lagunas del cielo, descansa un verde tan hermoso
como el de la chinche del agua.
“No me tires tanto del pelo…”


Saint John Perse
Poema XVII de "Elogios", en Pájaros y otros poemas. Visor Madrid, 1996.
Traducción de Manuel Álvarez Ortega.

1 comentario:

  1. cada vez que leo este poema me emociono mucho. por eso lo quise compartir. <3

    ResponderEliminar

palabréame