martes, febrero 19, 2008

maldades nuda


he llegado al fondo
del tiesto, matando la sávila
haciendo teses que no curan
la saliva de algunos

déjà vus como hiato.
a él lo llenaría
de azucenas, le pondría
todas las velas azules
los remedios, las almohadas
de plumas para el sueño
de los inocentes, me fabricaría
casos para que me vaya a ver
a la cárcel con visitas
custodiadas como una hija
una hermana una amante
maldita
y venenosa que se alimenta
de la nada, de su manera de saber

que la improvisación me sale
con demasiadas advertencias
de fábrica. Lo planeado deviene
en sistemas
solares de una sola sílaba.

he sido mala
al punto de pensar que de pequeña
me gustaba hacer llorar a los niños
y que por eso no supe
tragarme los troncos
(aquellas raíces viejas y podridas)
que nadie quería
volver a sembrar

y que tampoco contienen
las palabras ni el ardor,
paréntesis de las cadenas.

3 comentarios:

  1. Mara, quiero decirte que este poema tuyo me gusta fervientemete, me parece sublime, conectado con no sé que corriente universal, trascendental. Estoy profundamente conmovida, y es desde ahora mi poema favorito tuyo. Gracias por escribirlo. Te quiero y te mando besitos.

    ResponderEliminar
  2. lauri, qué hermosas cosas dices. este poema está profundamente agradecido de gustarte tanto. supe que cumpliste, muchos abrazosss.

    ResponderEliminar
  3. y yo que pido la mano de niñitas
    desde que tenia 5 años

    por eso solo tal vez
    me toca maldecirte
    saltando de letra en letra
    con todo mi amor incorregible....

    bellisimo poema Marita....
    de verdad!
    Con Cariño!
    Vic.

    ResponderEliminar

palabréame