domingo, mayo 14, 2006

6 comentarios:

  1. Tan profano como el azote que me estoy dando justo en este momento con 30 seconds to Mars...
    (-;)

    ResponderEliminar
  2. que bella saliste en esa foto del Nuevo Día, hermosa compañera, hermosa.

    ResponderEliminar
  3. lo dices porque Lunna tambien salio con la mano en la mejilla, verdad!! gata maligna. Gracias..jeje. saludos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente síntesis... Esa relación entre lo sacro y los profano nos ha regalado estimulantes ríos de páginas literarias. Bastaría con ojear a Bataille... Y sí, secundo a la gata maligna, en el nuevo día te veías, no sólo hermosa, sino sexy, precisamente mirando desde ese lugar persuasivo donde se encuentran lo sacro y lo profano.

    ResponderEliminar
  5. ay ay ay que me sonrrojo! gracias gracias. ya me reconcilie con el reflejo oblicuo y a la vez certero de la mano en la mejilla y la sonrisa que esconde la travesura

    ResponderEliminar

palabréame