sábado, enero 19, 2013


Adiós

Le dije que creía en Dios y se asustó. Le dije que había sido
criada en la iglesia protestante.
Ella me preguntó que si ya se me había pasado. “El qué”,
le respondí. “You don’t really believe, right?” Y yo le respondí con un
“hell yeah, I believe”. Me miró como si hubiera visto
al demonio.
Sonreí. Los ateos a veces pecan de cobardes.

India criada en Nueva York. Me hablaba de reencarnación
y hacía círculos con las manos. Descreía de todo.
“Soy un sujeto político”, decía orgullosa. “Soy un sujeto
construido desde la política”, y movía las manos, ya no en
círculos, sino como si estuviera echándose fresco. Yo la miraba
y pensaba en lo bonito de sus ojos tan oscuros, tan llenos de
ceniza, de ruina, de viaje.

Yo quise escandalizarla. Quise hablarle de la vida,
de lo eterno, de la fe, de los granos de mostaza, del odio,
de las guerras, de las plagas, de la poesía, del mar, del mar,
del mar.

Ella se levantó entre enojado y decepcionada. Se llevó
el refresco que se estaba tomando en la mano, y me dijo que
adiós.

Adiós.

Yo la vi, hermosa y marrón, dispuesta a seguir descreyendo.
De mí y de todos.
Fue ahí cuando la quise mucho.
Sus piernas eran dos hilos que hacían temblar el universo.

Me quedé sola, mirándola mientras se iba.
Repitiendo con necedad la palabra
Mar.



Ficción de Venado, Margarita Pintado.
La secta de los perros, 2012.

1 comentario:

  1. Sígueme si gustas.

    Saludos

    http://cyaneblanne.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

palabréame