domingo, septiembre 23, 2012

El cuerpo


El cuerpo puede volverse hablante, pensante, soñante, imaginante. Todo el tiempo siente algo. Siente todo lo que es corporal. Siente las pieles y las piedras, los metales, las hierbas, las aguas y las llamas. No para de sentir.  

*


Cuerpo cósmico: palmo a palmo, mi cuerpo toca todo. Mis nalgas a mi silla, mis dedos al teclado, la silla y el teclado a la mesa, la mesa al piso, el piso a los cimientos, los cimientos al magma central de la tierra y a los desplazamientos de las placas tectónicas. Si parto en el otro sentido, por la atmósfera llego a las galaxias y finalmente a los límites sin frontera del universo. Cuerpo místico, sustancia universal y marioneta tironeada por mil hilos. 

Jean-Luc Nancy
"58 indicios sobre el cuerpo"

1 comentario:

  1. para acompañarlo, dice el mismo individuo, en mi traducción:

    ¿Por qué esta cosa, la vista, en vez de la vista mezclada con la audición? Y tendría sentido alguno discutir tal mezcla? ¿En qué sentido? ¿Por qué esta vista, que no ve infrarojo? ¿Esta audición, que no escucha ultrasonido? ¿Por qué debe todo sentido tener un umbral, y por qué los sentidos están amurallados los unos de los otros? Aun más:¿no son los sentidos universos separados? ¿O más aun la dislocación de cualquier universo posible? ¿Cuál es la disyunción entre los sentidos? ¿Y por qué cinco dedos? ¿Por qué ese lunar tan bello? ¿Por qué ese pligue en el borde de los labios? ¿Y ese doblez, allí? ¿Esa apariencia, ese paso, ese freno, este exceso? ¿Por qué este cuerpo, este mundo, absoluta y exclusivamente este?

    ResponderEliminar

palabréame