miércoles, diciembre 19, 2007

yo preferiría
haber perdonado
a todos una vez

y que ellos

me hubieran perdonado
una vez.

sé que entonces
algo sería más justo.

pero el tiempo
no deja que nada
sea justo sino salado.

y siempre el ruido
detrás de la ventana
supera sus pasos.

el espejo no se cansa
de reflejar las llaves
que en el espejo no son.
y las llaves de chiste
están encima de un mapa.
el teléfono se siente menos
oído cuando duerme
al lado del mechero.
y a éste último le tengo
tantos nombres
que de verdad no importan
los sinónimos si todos

encienden tantos ventanales.

1 comentario:

  1. sabes que "mechero" es una palabra que no me gusta demasiado y que agradecí siempre el "chisqueiro" gallego y el "encendedor" mexicano

    y me da la sensación de que después de leer tu poema me reconcilié con ella

    órale

    ResponderEliminar

palabréame