miércoles, septiembre 26, 2007

autopsia




Mi tío les envió estas fotos a mis abuelos mientras estudiaba Medicina en México en los 50. Cuando yo era pequeña no dejaba de ver estas fotos que estaban en un álbum de cuero con un sol azteca labrado en la portada. Mi mamá y mi abuela no saben por qué les insistí tanto para que me las escanearan. Cada vez que hablo con ellas me preguntan qué quiero hacer con las fotos. Yo les digo que escribir algo pero la verdad que no sé bien qué. Quizá fue tan solo por el intercambio, por la conversación que propiciaron. Tienen que ser del 50, me dice mi abuela. Tras pensarlo unos minutos y buscar en el pasado objetos que le den fecha a su memoria me dice, fue como en el 54. ¿Qué quieres hacer con estas fotos? Me pregunta.No sé. Escribir.

8 comentarios:

  1. las fotos, solas, estan magnificas.

    tu texto, o la explicacion de que querias escribir algo, hacen las fotos increibles.

    eres la mejor mara.

    ResponderEliminar
  2. Estas fotos son de colección. Hay coleccionistas que pagarían muchísimo por ellas.

    ResponderEliminar
  3. qué me dices del style de mi tío con un pompadour a lo rockabilly. seguiré posteando, pendiente a las próximas!...

    ResponderEliminar
  4. Ana Sal, carajo, es Ana Sal.

    Y recuerdo que tuve el privilegio de conocerlas personalmente.

    ResponderEliminar
  5. Vaya. ¡Lo que se descubre entre los estrechos y precipicios de la memoria y claro, entre estos mundos de encuentros desencontrados como son los blogs!
    Aventuro una revelación y una conjetura para su fijeza en la niñez ante esas fotos.
    1. En mi niñez los cuerpos muertos, de animales, de personas, siempre me encandilaban. En las fotos había algo más perturbador pues me obsedía trazar en el rostro el último trazo de lo que observara el muerto según se retiraba del lado de acá. Eso apalabro ahora. Entonces aquella sensación era un zumbido lelo.
    2. Creo que en una de las fotos el cuerpo parece saber del ojo del fotógrafo. De niño lo hubiera jurado. Hay una suerte de destello opaco, perturbador en ese rostro recostado contra la mesa de disección. También ese despellejamiento ¿seco? rodeado de cuerpos uniformados inscribe una laboriosidad y un temple rematadas por la atención aceitada de tu tío. Creo que son fotos tensadas en más de un registro. Un niño sólo podía perderse con esto.

    ResponderEliminar
  6. esto si que esta kripi!

    me encanta que tu tio está completamente impasible frente al muertito. ni un pelo se le ha despeinado!

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué hace Jorge Negrete hurgando en el pellejo del exquisito cadáver? ¿No hay una cierta mirada de esquivo placer en el muerto? Como que se cruzan nuestras miradas y en esa boca entreabierta se escucha un susurro de alivio. Un olor a Brillantina Halka en el aire. ¿Por que siento estos celos terribles de no haber sido el primero en verlas?

    ResponderEliminar
  8. las fotos están increibles, las de tu mamá embajadora también. me gusta mucho la idea de volver al album familiar. hay miles de historias en esos almanaques. en casa de mi abuela había un mueblecito lleno de ellos, y uno de mis regalos favoritos era que mi abuelo accediera, luego de mucho insistir, a sentarse en el piso al lado del mueblecito a mirar las fotos y a "explicármelas". me maravillaba oír de su boca la historia que se abría mágicamente detrás de cada foto. él también estudió medicina, hay una foto que recuerdo muy bien, de abuelo en un hospital militar, creo que en Korea, haciendo la operación más boba del mundo -- quitándole una verruga de la frente a un señor. cuenta abuelo que botó muchísima sangre, que salía disparada, y la foto son él y otros médicos tratando de detener la hemorragia. tus fotos me han devuelto la memoria. además, el cadáver está increíble, parece poster de película. gracias.

    ResponderEliminar

palabréame