lunes, marzo 06, 2006

A una semana del Caribe


frío pero contento

2 comentarios:

  1. Un juey amigo (en verdad cocolía que inverna bajo las aguas de la bahía Chesapeake) me cuenta que en un patio aledaño a sus correrías submarinas hay un solitario bambú. Después de una nevada se arquea de tal modo que su punta toca el suelo. Bajo el arco de sus ramas ahora cubiertas de un hongo blanco saltan ardillas y niños. Según lo golpean gotea su polvillo y su cuerpo lentamente recupera la altura.

    ResponderEliminar
  2. me encanta esta foto! se siente una densidad inexplicable entre las ramas, como algo que no vemos pero está ahí.

    ResponderEliminar

palabréame